Y digo yo…. ¿y si nos dejamos de cuentos y tomamos una birra?

Lee esta entrada en mi nueva casa, cosechadel66.es